| 05/08/2016

La horchata, una bebida ideal para la recuperación del deportista

Su aporte en hidratos de carbono sencillos facilita la recuperación de los depósitos de glucógeno y su contenido en agua y micronutrientes la hacen una bebida óptima para la rehidratación y reposición de minerales tras la práctica deportiva.Una razón más para tomar esta saludable bebida valenciana.

Ana Montañana bebiendo horchata

Si tener una alimentación saludable es importante para cualquier persona, lo es mucho más para los deportistas, en los que una dieta adecuada antes, durante y después del entrenamiento y la competición optimizará su rendimiento físico y su recuperación.

La planificación de la alimentación de un deportista debe tener en cuenta las necesidades propias de éste en cuanto a energía y nutrientes y planificar su ingesta en los diferentes momentos del día.

En este sentido, los alimentos ricos en hidratos de carbono sencillos se pueden utilizar para la recuperación de los depósitos de glucógeno muscular que se han agotado durante el ejercicio y que deben ser recuperados para poder continuar el entrenamiento sin riesgos para la salud. En la horchata la mayor parte de la energía deriva de los hidratos de carbono (almidón y azúcar) y de una pequeña fracción de grasa, compuesta en su gran mayoría, por el ácido oleico, que representa el 75%.

Otro aspecto fundamental para el deportista es lograr una adecuada rehidratación tras la práctica deportiva. La horchata sirve para rehidratarse porque posee un contenido en agua del 80%, pero además, en esta bebida destacan minerales como el potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio y, en menor proporción, hierro, cinc y cobre. Muchos de ellos involucrados en la rehidratación y el equilibrio electrolítico, de gran importancia para los deportistas que pierden gran cantidad de estos micronutrientes a través del sudor y necesitan reponerlos tras la actividad física. Por otra parte es importante el control del consumo de micronutrientes, entre ellos vitaminas como la B2 y B6 y de minerales como el magnesio, zinc, potasio y hierro para prevenir la aparición de lesiones, fatiga, amenorrea, calambres, anemia. En este sentido, la horchata y la chufa de Valencia permiten conseguir un aporte moderado de estos minerales, ya que son ligeramente ricas en potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio y, en menor proporción, hierro, cinc y cobre.

Con respecto a las vitaminas, cabe destacar la presencia de ácido fólico (que ayuda en la formación de glóbulos rojos y es necesario para la producción de ADN, que controla el crecimiento celular y la función celular), niacina (ayuda a mantener saludable la piel y los nervios e igualmente tiene efectos hipocolesterolemiantes) y tiamina (ayuda a las células corporal a convertir los carbohidratos en energía), esenciales para el funcionamiento celular y el desarrollo normal.

Algo de esto debió considerar el staff técnico del Valencia CF cuando incluyó la horchata entre las recomendaciones dietéticas que el equipo dirigido por Pako Ayestaran hizo a sus jugadores para el periodo de vacaciones, como publicó Superdeporte el pasado mes de julio.

Por todo ello, el consumo de horchata de chufa de Valencia junto con una dieta variada y equilibrada puede contribuir a una mejora en la composición corporal y el rendimiento físico en todas aquellas personas que realicen una actividad física moderada-alta.

Ana Montañana bebiendo horchata

Información Relacionada

No hay información relacionada

Documentación Relacionada

No hay documentación relacionada