| 01/07/2016

La horchata de chufa de valencia: un producto cinco estrellas

La llegada del verano coincide con el aumento de la demanda de horchata de chufa de Valencia, un producto que desde hace un tiempo tiene cada vez mayor proyección internacional, situando a l’Horta Nord de Valencia como eje de una agricultura y una industria local cada vez más fuerte que afianza un producto que podemos considerar de 5 estrellas, porque atesora estos 5 puntos; saludable, sostenible, de gran calidad, tradicional y vanguardista.

fotografía vaso de horchata

En el aspecto nutricional y saludable destacan sus propiedades beneficiosas y de mejora de la calidad de vida en determinadas patologías, como la intolerancia a la lactosa o la celiaquía, a lo que se suma la excelente composición lipídica de la horchata, en la que predomina el ácido oléico, que supone el 75% del perfil lipídico;esto permite una disminución de los niveles de colesterol total y el denominado “malo” (LDL) y de aumentar ligeramente el “bueno” (HDL), además de tener ácido linoléico y alfa-linolénico; necesarios para la formación de las membranas celulares, mejora de la función cerebral y el sistema nervioso.Con respecto a las vitaminas cabe destacar la presencia de tiamina, niacina y ácido fólico, mientras que en el caso de los minerales, la presencia de calcio, magnesio, potasio, fósforo, hierro y cinc permiten alcanzar entre un 7,4 hasta un 20% de las ingestas dietéticas recomendadas. Sin olvidarnos de los polifenoles totales; cuya presencia tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Por otra parte, la chufa es muy rica en fibra total; facilitando el tránsito intestinal y previniendo estreñimiento.

 

En el aspecto medioambiental y de sostenibilidad, la Chufa de Valencia contribuye de forma decisiva al mantenimiento de la agricultura y el entorno agroecológico de la huerta de Valencia, un paraje de extraordinario valor medioambiental. En la conservación de este extraordinario entorno juega un papel fundamental el agricultor, que tiene en la chufa uno de los pocos productos que continúan siendo rentables para él y que ha impedido el abandono de unas tierras que, de no existir la chufa, probablemente estarían en peligro de extinción.

 

La horchata y la chufa de chufa de Valencia son alimentos tradicionales. Sus orígenes se remontan a las primeras incursiones árabes en la península en el siglo VIII como producto de sabor delicado y como base de la bebida refrescante obtenida de su maderación, que no era otra que la horchata. El cultivo de la chufa de Valencia es tradicional de esta zona geográfica, suponiendo el medio de vida principal de más de 500 agricultores que poseen amplios conocimientos técnicos del manejo de cultivo, siendo determinante su buen hacer para la obtención de un producto final de máxima calidad. Esta calidad excepcional ha llevado a la chufa de Valencia a estar diferenciada con una Denominación de Origen, máxima distinción de calidad europea.

 

Sin embargo, a pesar de tratarse de un producto tradicional, ha sabido reinventarse para estar a la vanguardia de la gastronomía, gracias a su introducción como nueva herramienta culinaria; destacando su uso como espesantes, emulsionantes, confitado, e incluso en la obtención de harina de chufa, sin olvidar su introducción en dermocosmética; como es el caso de jabones de horchata y aceites corporales.

Todo ello, hace de la horchata y la chufa de Valencia unos productos de 5 estrellas, y los auténticos diamantes en bruto de la Huerta de Valencia.

 

Fuente: CONSEJO REGULADOR DENOMINACIÓN DE ORIGEN CHUFA DE VALENCIA 

fotografía vaso de horchata

Información Relacionada

No hay información relacionada

Documentación Relacionada

No hay documentación relacionada