El archivo hoy

Pese a los diferentes esfuerzos realizados por personas “aficionadas” que con mayor o menor acierto quisieron “arreglar los papeles”, la realidad del Archivo Municipal de Alboraya era la común a otros muchos municipios, aunque se le daba el nombre de archivo, en realidad no era tal, pues no tenía organización mínima, ni personal, ni servicio.

En la década de los 80 la Corporación Municipal toma la decisión de organizar y clasificar los fondos documentales del municipio. Esta década supondrá el inicio de una nueva etapa. La dotación de personal especifico, la adquisición de estanterías y la asignación de un espacio concreto permitió que se iniciara la organización del archivo, comenzando por la adaptación al cuadro de clasificación de la Conselleria Valenciana, con el sistema currens y la creación de fondos en función de la procedencia de instituciones, donaciones, adquisiciones y también del soporte.

También en esta época se proyecto el nuevo edificio de la Casa Consistorial donde se ubicaría en la segunda planta el Archivo Municipal. Debido al crecimiento documental en año de 2000 pasa a la planta baja, donde continua ubicado actualmente.

Durante todos estos años, nos han visitado las ratas, hemos sufrido goteras, y en algunos casos se ha infravalorado el servicio, pero a pesar de ello, se ha intentando capear, con más o menos acierto con la mayor o menor sensibilidad política, pero intentando por todos los medios a nuestro alcance dignificar el Archivo, reivindicar el patrimonio documental y nuestra historia.

Recientemente se ha iniciado una nueva fase a todos los efectos prometedora e ilusionante, en la que el Archivo recupera su papel de servicio como eje en la preservación del patrimonio documental.

Destacar también la manifiesta voluntad de dotar al servicio de los medios necesarios y suficientes para la consecución de los objetivos.

Información Relacionada

No hay información relacionada

Documentación Relacionada

No hay documentación relacionada